Buscan conformar un fideicomiso junto al resto de los acreedores. La propuesta podría tener buena aceptación del directorio de la concursada cerelera

Con un formato similar al que había sido propuesto por el gobierno de Santa Fe, pero sin la conducción del estado nacional, los bancos internacionales acreedores de la concursada cerealera Vicentin, proponen un nuevo camino para resolver la situación de la agroexportadora.

El grupo de bancos acreedores, junto a la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA) y otras firmas que esperan para cobrar las deudas impagas de la sexta cerealera nacional, proponen conformar un fideicomiso en el que el directorio de Vicentin depositaría sus acciones.

El Comité de bancos acreedores de Vicentin está compuesto por seis entidades financieras internacionales: IFC (Corporación Financiera Internacional, parte del Grupo del Banco Mundial), FMO (Banco de Desarrollo controlado por el Estado holandés), ING, Rabobank, Natixis y Credit Agricole.

A diferencia del fideicomiso que había sido propuesto por el estado nacional a través del gobierno de Santa Fe, en este nuevo fideicomiso, no figuraría el estado santafesino a la cabeza, situación que haría que la nueva propuesta sea viable para el directorio de Vicentin. Los directores de la cerealera en default, desecharon la primer propuesta ya que había sido evaluada por ellos como una “intervención encubierta” por parte del estado nacional encabezado por el presidente Alberto Fernández.

La idea es incluir a todos los acreedores financieros y comerciales, entre los que el Banco Nación es el mayor, y reclama una deuda superior a los u$s 300 millones.

De llegar a un acuerdo por la mencionada propuesta, deberían negociarse diferentes opciones de quita, venta y las correspondientes capitalizaciones de deuda, entre las muchas cuestiones que se deberán acordar. Siempre dentro del marco del concurso de acreedores que lleva el juez Fabian Lorenzini y se tramita en la ciudad santafecina de Reconquista, donde este nuevo plan, debe ser presentado una vez cerrado

De la empresa dependen unas 7 mil familias en forma directa y tiene de acreedores al Banco Nación y a miles de pequeños productores y PYMES.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *